1° JUZGADO DE LETRAS DEL TRABAJO DE SANTIAGO CONDENA A SUPERMERCADO POR EXCEDER PESO MÁXIMO DE CARGAS MANUALES

El Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago condenó a la empresa Rendic Hermanos S.A. a pagar multa por incumplir con la norma sobre peso máximo de carga y descarga manual en supermercado Unimarc, ubicado en la Avenida Las Condes.

En el fallo (causa rol 383-2017), la magistrada Vivianne Morandé Dattwyler confirmó la resolución impugnada, dictada por la Inspección del Trabajo que aplicó la sanción a la empresa, tras rechazar decaimiento del acto administrativo planteado por la empresa para dejar sin efecto la multa cursada.

«Que respecto de la alegación de decaimiento del acto administrativo, cabe tener presente, que la ley N° 19.880 se aplica sólo supletoriamente a los actos de la Dirección del Trabajo y sus Inspecciones, puesto que el marco normativo que rige las actuaciones de dichas instituciones dice relación con los artículos 503 y siguientes del Código del Trabajo, y con su Ley Orgánica, el D.F.L. N° 2 de 1967. En consecuencia, para hacer aplicación de la ley N° 19.880, debe establecerse la existencia de un vacío legal, que permita acudir a sus disposiciones», sostiene el fallo.

Resolución que agrega: «Es del caso, que la parte reclamante invoca los artículos 7, 8 y 27 de la referida ley para sostener que en la especie se ha producido el decaimiento del procedimiento administrativo. Que si bien es cierto que el artículo 27 de la citada ley, establece que el procedimiento administrativo no puede exceder de seis meses desde su iniciación hasta la fecha en que se emita la decisión final, la verdad es que los plazos establecidos para la Administración no son fatales».

«Por otra parte –continúa–, la misma ley N° 19.880 ha establecido un mecanismo para provocar la decisión de la Administración sobre una determinada materia. Es así, que en el artículo 64, se faculta al interesado para denunciar el incumplimiento de los plazos legales por parte de la autoridad administrativa, con el fin de que dicha situación sea revisada por el superior jerárquico de ésta. Además, dispone que si la autoridad que debía pronunciarse sobre un determinado asunto, no lo hace en el plazo de cinco días contados desde la recepción de la referida denuncia, la solicitud del interesado deberá entenderse como aceptada».

«(…) en la especie no consta que la parte reclamante haya efectuado reclamo administrativo alguno en contra de la reclamada, por el excesivo retardo en la dictación de la resolución que se pronuncia sobre la reconsideración administrativa presentada por ella. A su vez, cabe tener presente que la ineficacia de un determinado acto o procedimiento, corresponde a una sanción que debe estar establecida para los casos en que la ley así lo señala, no pudiendo aplicarse por analogía. Que en este caso no existe una sanción concreta para el evento que la Administración exceda el plazo de seis meses establecido en el artículo 27 de la ley N° 19.880, para la tramitación de los procesos administrativos», añade.

«En razón de lo expuesto se concluye, que no concurren los presupuestos del decaimiento del procedimiento administrativo, razón por la cual esta alegación será desestimada», concluye.

Comparta este artículo en sus Redes Sociales

TOP DE CONCEPCIÓN CONDENA A PENAS EFECTIVAS A AUTOR DE ROBO CON VIOLENCIA CALIFICADO Y ABUSO SEXUAL EN TOMÉ

La ministra en visita extraordinaria de la Corte de Apelaciones de Concepción Carola Rivas Vargas resolvió reabrir el sumario (investigación) por la muerte del joven universitario Jorge Matute Johns.

La resolución (causa rol 41.266-1999), fue comunicada ayer –jueves 10 de mayo– a través del estado diario del Primer Juzgado Civil de Concepción, continuador de las antiguas causas del crimen en la jurisdicción. En el dictamen, tras analizar la solicitud de reapertura de los abogados de la familia Matute Johns, la ministra Rivas acogió la realización de 11 de las 16 diligencias solicitadas y rechazó aquellas que ya fueron practicadas o que no aportarían al esclarecimiento de los hechos.

En concreto, la jueza Carola Rivas instruyó a la Brigada de Homicidios Metropolitana de la Policía de Investigaciones, para que realice una nueva entrevista a Damián Díaz, a cargo del transporte del personal de la discoteca La Cucaracha, al momento de los hechos. Además, accedió a interrogar a siete personas y a la inspección ocular de los videos que se han reunido en la causa.

La ministra Rivas decretó también que la PDI ubique y entreviste a tres personas, entre ellos los excomisarios de la policía civil Herwin Rojas y Carlos Suardo, para que expliquen el origen de la carpeta «Hoja de Parra», cuyo resultado podría desembocar en nuevas diligencias, considerando también un careo entre Gerardo Roa y una testigo. Asimismo, accedió a que se entreviste a los padres de Roa.

Sobre las peticiones del Consejo de Defensa del Estado, la ministra Rivas las desechó debido a que las consideró impertinentes.

Respecto a volver a interrogar al prefecto (r) de la PDI Héctor Arenas, a raíz de las dudas que ha formulado sobre los resultados de los peritajes desarrollados por expertos que permitieron hallar pentobarbital en los restos de Jorge Matute Johns, la ministra lo descartó por improcedente, por considerar que el exdetective no posee los conocimientos y preparación para cuestionar el trabajo científico de los especialistas.

«(…) debido a que dicha materia ya fue respondida por peritos expertos en la tecnología utilizada y en la forma como se obtienen los hallazgos, descartándose cualquier posibilidad de ocurrencia de contaminación externa o vegetal, sin que esta ministra pueda considerar que la afirmación que realiza el Sr. Arenas ante un medio de prensa, responda a algún conocimiento científico particular sobre el tema por el que opina o que sea superior a la de los profesionales en la ciencia que ya la han contestado en autos. Tal afirmación refleja más bien una confusión con lo señalado en el año 2004 por la Dra. Cerda de la Universidad de Chile, cuando indicó en el Cuaderno Secreto N° 19 que las manchas del cráneo -que la perito Isabel Reveco calificó de sangre- correspondía a resina de boldo, pero aquello nada tiene que ver con los hallazgos que bajo la técnica de la cromatografía de masa se obtiene del núcleo del hueso», consigna la resolución.

El dictamen agregó que: «se realizó un profundo análisis científico de los hallazgos y resultados, con la intervención de varios expertos en la materia, quienes fueron elegidos precisamente por su experticia avalada por cada uno de los currículos agregados, resultando a juicio de esta ministra, certeros, verosímiles, completos y convincentes y además, apoyados con literatura médica, química y farmacológica internacional y validada».

Comparta este artículo en sus Redes Sociales